TAG-Mom psicologia Valencia

EXPERTOS EN PREOCUPACIONES-Ansiedad generalizada

¿Y si…? ¿Qué pasaría si…?

El trastorno de ansiedad generalizada o TAG, se caracteriza por ansiedad y preocupación excesiva (anticipación aprensiva) por casi todos los sucesos y acontecimientos de la vida: familia, dinero, trabajo, estudios, amigos, salud propia y de otros, asuntos del país y del mundo o asuntos de menor importancia como podrían ser las tareas de casa, reparaciones o llegar tarde a citas.

Las preocupaciones suelen aparecer en forma de pensamientos o imágenes negativas. Preocuparse por la posibilidad de que algún ser querido tenga un accidente, de quedarse sin trabajo o de que la pareja le abandone, son muy  frecuentes, sin embargo, a veces, es difícil identificar el origen de la preocupación y el simple hecho de pensar en pasar el día produce ansiedad "ansiedad flotante".

Síntomas de una persona con TAG

  • - Le es muy difícil controlar la preocupación. Sensación de sentirse desbordado y no poder dejar de preocuparse.
  • - Inquietud o sensación de estar atrapado o con los nervios de punta "sentirse al límite".
  • - Facilidad para fatigarse.
  • - Dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco.
  • - Irritabilidad.
  • - Tensión muscular.
  • - Problemas de sueño (dificultad para dormirse o para continuar durmiendo, o sueño inquieto e insatisfactorio).

¿En qué se diferencian las preocupaciones asociadas al TAG de las preocupaciones normales de nuestra vida cotidiana?

Aunque no suele haber mucha diferencia en cuanto al "contenido" (la preocupación en sí), esto es lo que las hace distintas:

  • Las preocupaciones cotidianas se asocian con problemas que son modificables y que podrían resolverse y se asocian con menor frecuencia a síntomas físicos (nerviosismo o tensión muscular).
  • Las preocupaciones en el trastorno de ansiedad generalizada suelen producirse sin haber desencadenantes reales, situaciones que no existen todavía o son desproporcionadas en cuanto a la probabilidad de ocurrencia. Suelen sentir amenazadas más áreas de su vida y se preocupan con más frecuencia de asuntos menores que para otras personas no tiene importancia. Estas preocupaciones son excesivas y de muy larga duración. Solo son capaces de dejar una preocupación cuando aparece un nuevo tema de preocupación.
  • Viven hipervigilantes a cualquier estímulo que suponga una amenaza o peligro y a cualquier situación ambigua o poco clara que suelen interpretar de forma catastrófica, por ejemplo, ante el sonido de sirenas la preocupación va a ser, pensar que un ser querido ha tenido un accidente,  ante la noticia en la TV  de un virus nuevo, pensar que sus hijos lo van a contraer o ante un ruido en casa, pensar que han entrado ladrones.
  • Vivir tan preocupados por todo, suele interferir en la vida social, familiar y laboral y son usuarios con mayor frecuencia de servicios médicos y de medicación (ansiolíticos y antidepresivos) para controlar sus síntomas y angustia elevada.

 ¿Qué suelen hacer para evitar su malestar cuando les aparece una preocupación?

  • Rumiar (darle vueltas continuamente en la cabeza) y buscar posibles soluciones a lo que temen, pero en muchos casos, esta solución les lleva a una nueva preocupación, por ejemplo pensar que haría si se quedase sin trabajo.
  • Evitar las situaciones temidas:  por ejemplo, no dejar ir a los hijos de excursión si teme que puedan tener un accidente.
  • Comprobar: Llamar continuamente por teléfono  a la pareja para comprobar que está bien, o pedirle que le llame a ella con el mismo objetivo.

 ¿Por qué utilizan la preocupación y no otras formas de afrontar la amenaza?

Las personas con TAG a lo que suelen tener miedo no es una amenaza presente, sino a una amenaza futura, por lo tanto no pueden poner en marcha una solución de forma activa, así, que el único recurso que encuentran es de tipo mental. La preocupación constante es un intento de prevenir la amenaza. Creen que la preocupación es útil “estar preparado para cuando suceda”. No es raro encontrar a personas con TAG muy supersticiosas, pues como las situaciones temidas no suelen ocurrir,  a veces piensan que es su propia preocupación la que ha hecho que el evento catastrófico no suceda.

 Tratamiento:

“La preocupación en sí, no hace ni deja de hacer que sucedan las cosas, es una solución ineficaz para resolver problemas que aunque a corto plazo reduce la ansiedad, a largo plazo mantiene el problema pues la persona sigue con la misma sensación de poco control y elevada ansiedad”.

La solución a esta problemática está centrada principalmente en eliminar: 1) las preocupaciones excesivas e incontrolables y 2) los síntomas de ansiedad (especialmente la tensión muscular).

Para ello se utilizarán técnicas de la terapia cognitivo-conductual con el objetivo de  enseñar a la persona a interpretar las situaciones de una forma más realista y adaptativa con el fin de poder exponerse  de otra forma a las situaciones que temen y en caso de haber excesiva tensión muscular también se le enseñarán técnicas de relajación y respiración.

La mayoría de las personas con Ansiedad Generalizada se sienten desbordadas de obligaciones. Alguna de las formas de conseguir centrarse en las tareas del momento presente es aprendiendo prácticas de Mindfulnesstécnicas de gestión del tiempo o incluso aprendiendo a ser más asertivas (saber decir "no").       

                            "Aprender a ocuparse en lugar de preocuparse"

 

 

 

 

 

 

TAG-Mom psicología

Deja un comentario