Control-emocional-ante-Coronavirus-MomPsicología-Valencia-Terapia-Online-y-Presencial

Coronavirus: Del pánico al afrontamiento psicológico eficaz.

Una de las funciones de la emoción del miedo es la de protegernos ante un peligro. Tras la nueva aparición de la enfermedad COVID-19 causada por el Coronavirus, estamos viviendo una situación de gran incertidumbre ya que todavía no hay una vacuna efectiva y es totalmente normal que nos preocupemos, pero cuando esta preocupación es excesiva puede generar verdaderos problemas de ansiedad y es precisamente en este momento que necesitamos más serenidad y control para generar soluciones, cuando podría aparecer la respuesta menos eficaz, la del pánico y bloqueo.
A esta situación difícil y con el objetivo de frenar el contagio se añade la prohibición de salir de casa, lo que conlleva que aparezcan situaciones nuevas a las que adaptarse, algo que de por sí, suele generar más tensión y estrés. Algunas de estas situaciones son trabajar desde casa, más tiempo de convivencia en pareja y reparto de tareas (y expectativas de cada uno…), cuidado permanente de los niños no pudiendo pedir ayuda a los abuelos por ser los más vulnerables ante el virus y a los que más debemos proteger en este momento.
Psicóloga en Valencia, Tratamiento ansiedad, ansiedad por la salud, crisis de pánico.

¿Qué factores pueden disparar esta respuesta excesiva de ansiedad?

-Externos: Tener información excesiva de los medios de comunicación. Por ejemplo, pasar de un canal a otro buscando más información sobre este tema.
-Internos: Interpretar síntomas de ansiedad como propios de la enfermedad. Por ejemplo, es habitual la sensación de falta de aire cuando hay ansiedad.

¿Qué podría pensar una persona propensa a sufrir un cuadro de ansiedad?

-Tener dudas o la creencia sobre si se tiene ya la enfermedad, aunque en principio no tenga diagnóstico ni pruebas objetivas para pensar esto. ¡Seguro que lo tengo!
-Repasar mentalmente situaciones dónde el contagio ha sido posible, por ejemplo, recordando cuando pulsó el botón del ascensor en el trabajo la semana pasada.
-Excesivo catastrofismo: ¡Acabaremos infectándonos todos y esto será el fin!

¿Cómo pueden sentirse?

Desbordadas, con ansiedad excesiva, sensación de peligro inminente, taquicardia, sensación de falta de aire, nervios en el estómago.
Las personas más vulnerables a tener una ansiedad excesiva en estos momentos son las que suelen sufrir más a menudo crisis de ansiedad, tienen más facilidad para obsesionarse, con más propensión a preocuparse en exceso por casi todo o tienen un exagerado y excesivo miedo a padecer enfermedades.

¿Qué comportamientos o actuaciones promueven y mantienen la ansiedad?

- Comprobar continuamente si se tienen síntomas de la enfermedad aun encontrándose bien de salud. Por ejemplo, tomándose la temperatura corporal.
- Buscar excesiva información sobre síntomas en internet.
- Hablar de forma pesimista todo el día sobre el mismo tema, que sin duda, va a acentuar más el estrés y la ansiedad.

Entonces, ¿Qué puedo hacer para superar el excesivo malestar emocional?

- Ante todo, tener confianza, contamos con profesionales muy cualificados en el área de Ciencias y de la Salud que están trabajando intensamente y en colaboración con otros países para poder dar una solución lo más rápida posible.
- Tomar medidas de protección recomendadas por los organismos sanitarios y que todos conocemos (higiene respiratoria y de manos, así como permanecer en casa para cortar la propagación del virus).
- No recibir excesiva información las 24 horas del día, solo la precisa de medios oficiales. No buscar continuamente noticias sobre el tema, desactivar las notificaciones automáticas si se sabe que afectan en exceso, no hablar todo el tiempo o saber cambiar de tema a personas muy negativas o catastrofistas.
- Analizar y cuestionar los pensamientos negativos buscando pruebas de realidad para sustituirlos por otros más realistas y adaptativos. Recordar no confundir posibilidad con probabilidad, la posibilidad existe, pero la probabilidad real es muy baja, la mayoría de las personas no tienen el virus y poniéndonos en lo peor salvo casos excepcionales de riesgo, se están dando altas diarias.
- No aislarnos en exceso, hacer llamadas o videollamadas a nuestros amigos y seres queridos. Participar en algún chat. Buscar apoyo afectivo y recurrir al humor con el objetivo de hacer sentir mejor a los demás y mejorar el estado de ánimo personal.
- Hacer actividades agradables y pasar tiempo en familia con las personas con las que convivimos, ver juntos la tele, leer, juegos de mesa, cocinar, estudiar, escuchar música, decorar, arreglar o reorganizar cosas de la casa que retrasamos por falta de tiempo, aprender manualidades o realizar proyectos DIY en internet hay mil ideas que de forma desinteresada comparten muchos youtubers con los demás.
- Hacer una buena gestión del tiempo, sobre todo si se va a trabajar desde casa. Si hay es importante diferenciar la rutina de actividades de entre semana de la de los fines de semana, es mejor no improvisar, genera más control, puede hacerse un horario con horas de estudio, juego o tele y colgarlo en algún lugar visible de la casa. Intentar ser creativos los niños os pueden dar ideas…
- Muy importante llevar una buena alimentación saludable para aumentar las defensas, hacer ejercicio físico para mejorar tanto la salud física como la mental. Recordarle esto a nuestras personas mayores si por prevención no podemos ir a visitarlos en este momento. Tal vez sea una buena ocasión para aprender a practicar mindfulness, meditación, alguna técnica de relajación o incluso yoga. Hay infinidad de tutoriales y  canales para aprender desde casa.
- Por último, debemos recordar y tener en cuenta que en estos momentos tan difíciles debemos aprender a vivir con cierta incertidumbre, pero no con resignación, sino haciéndole frente “estamos ante un reto”.  ¡Es tiempo de unirnos…los aplausos emotivos y solidarios que damos desde nuestras casas y balcones a todas las maravillosas personas que están trabajando por nosotros, es una demostración de ello. Gracias!

"Es el momento de ocuparse, no de preocuparse"

 

 

Control emocional ante el coronavirus

Deja un comentario